When summer ends

miércoles, 3 de septiembre de 2014






Una vez más se acaban las vacaciones, ahora solo queda pensar en que dentro de poco, solo apenas unos meses vuelven las vacaciones, pero esta vez de navidad.  

Junio, julio y agosto dejan muchos recuerdos atrás, lo bueno es que siempre quedaran fotografiados ¿verdad?



En dos bares distintos, dos amigos hablan de un mismo encuentro, ¿tan importante había sido como para que los dos lo contaran? Una historia sobre un encuentro inesperado. 

 << Ethan, ¿pero qué narices te pasa? Ni que fuera la primera vez que ves a una chica guapa sentada en el tren, por el amor de dios… parece que se va a levantar… ¿Qué? ¿Ya se va? ¿Tan pronto? A no, solo se iba a colocar bien la chaqueta, falsa alarma. Pero a ver Ethan, ¿Quieres dejar de hacer el idiota? Aparta la mirada de ella ya, te está mirando por el cristal, parece nerviosa, normal si es que se va a pensar que eres un acosador o algo>> Tras aquel debate conmigo mismo, conseguí apartar la mirada de aquella chica, pongámosle Verónica, aún así, no podía evitar mirarla de reojo.

- ¿Y cómo era?_ preguntó mi amigo curioso. Suspiré, intentando recordar aquel rostro.  
- Tenía una mirada marrón chocolate preciosa y una increíble larga melena morena. Era perfecta, demasiado perfecta para ser real, ¿y si era un espíritu o algo raro?
- Que mal royo, las cosas raras solo te pasan a ti, yo creo que tienes un don o algo Ethan, por que no es normal_ después de mucho meditarlo contesté.
- Bah, no creo. Era demasiado morena, los espíritus dicen que son muy pálidos ¿no? Pues esta de pálido no tenia un pelo, mucha pinta de muerta no tenía, créeme.  

Me a mirado otra vez… me está  poniendo nerviosa, se llevó las manos a la cabeza mientras suspiraba, tal vez debería dejar de espiarlo, se va a pensar que soy una psicópata o algo. <<Va Jenny deja de mirarlo, pero es que es tan mono… ¡basta! Ya esta bien hombre. Que eres una chica adulta, no estás para juegos, con miradas y tonterías >>

- ¿Y era guapo?_ preguntaba Amanda.
- Tenía el pelo corto, se le veían reflejos rubios…algo despeinado, de esa forma que la suelen llevar los chicos ahora ¿sabes cuál te digo? y una mirada azul más bonita…. Era perfecto. Demasiado perfecto para ser real Amanda. Tal vez era un ángel.
- Si, un ángel que va en tren. Es lo último que me falta ya por ver.
- Oye puede ser, quien sabe… si yo fuera un ángel cogería un taxi. A ver tienes un prestigio.

- Bueno, ¿y que pasó después? 

....



¿continuará?



5 comentarios:

  1. Me ha hecho gracia la forma en la que hablan el uno del otro, tan distinta pero al mismo tiempo muy parecida. A ver qué más ocurre con estos jóvenes del tren...
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  2. Me ha entretenido mucho este pequeño relato, gracias a la divertida forma en la que hablan los dos jóvenes de cada uno jejeje ¡Es muy original! Que ganas de saber que pasará ;) Me quedo por tu blog, un beso!
    Pd: Las fotos,¡¡¡ increíbleeees!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! me alegro que te gustara, gracias! Besos :)

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho.
    Te sigo y te invito a que te pases por mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar